Auditoría ciudadana de las administraciones públicas

La semana pasada estuve en Zaragoza, en la jornada organizada por W3C, cuyo tema central fue open data, es decir, la apertura de datos de las administraciones públicas. Entre otras administraciones estuvieron el Gobierno Vasco (representado por Alberto Ortiz de Zárate), Asturias, Andalucía, Cataluña o el Ayuntamiento de Zaragoza. Lo bueno de estas jornadas no es solo que te enteras de lo que se está haciendo en otros sitios, sino que con frecuencia se te ocurren dudas que pueden dar lugar a ideas. Esta vez la duda fue si se podrían abrir suficientes datos, por ejemplo, de una empresa pública, de forma que permitiera a cualquier persona (iniciada en el tema, claro) hacer una auditoría de esa empresa. Evidentemente, se podría aplicar no solo a empresas públicas, sino  a cualquier administración. Las personas que intervinieron en la mesa open data no tuvieron la más mínima duda: se puede.

Así que ahora me imagino a cualquier estudiante de económicas, por ejemplo, presentar un trabajo en el que hace la auditoría de cuentas de una gran empresa pública o de un ayuntamiento que previamente ha publicado los datos suficientes como para hacer esa auditoría (y además saca algún que otro trapo sucio, que es lo divertido). Me imagino también algún estudiante de doctorado proponiendo a una empresa pública mejoras en su gestión. Se podría casi hacer una auditoría similar a las del tribunal de cuentas, que no solo te audita la parte económica, sino también la gestión y la legalidad. Supongo que para la auditoría de legalidad hay que entrar muy en el detalle de los expedientes (por ejemplo, de contratación), aunque esos datos supongo que también podrían abrirse de alguna forma. Pero la publicación de información contable y de gestión si haría posible una auditoría muy completa por parte de cualquier persona iniciada en la materia.

Incluso, dando un paso más, se me ocurre que podría crearse un estándar de apertura; algo que definiera qué datos son necesarios para hacer auditorías más o menos completas. Y de la misma forma que un proyecto open data podría calificarse entre 1 y 5 estrellas, según determinados parámetros, la apertura de datos para auditoría podría también calificarse en función de lo profundo que permitirían esos datos excavar en el subsuelo de esa administración que los abre. Para las administraciones sería también un buen síntoma ( el poder poner en su web y en su papelería un logo que certificaría su grado de transparencia, algo así como la iso.

Supongo.

Anuncios