Reflexiones a partir de 7 fotos de vacaciones

Este puente hemos aprovechado para pasar unos días por aquí cerca, en  Burgos. Y como siempre, no me he despegado ni un segundo (casi) de la cámara de fotos. De las 370 fotos que he hecho estos 3 días han quedado 6 más o menos presentables y solo una de ellas estaba en mi cabeza antes de pisar Burgos. Cada foto es un proyecto y la su historia puede ayudar a reflexionar sobre cómo gestionamos nuestros proyectos y equipos y quizá a alguien se le ocurra alguna idea que pueda compartir en los comentarios.

1.- CARPE DIEM

Esta es la foto con la que estoy más contento. En un viaje a Burgos esperaba que me salieran fotos estupendas de la catedral o de la cartuja de Miraflores. Pero  no, la mejor foto es de una ermita desconocida en un lugar de paso, en el aparcamiento de San Pedro de Arlanza. Justamente acababa de entrar en el coche de hacer varias decenas de fotos a las ruinas del monasterio. Me senté, miré a la izquierda, y vi el perfil de la ermita con unas nubes amenzantes de fondo. Cogí la cámara, apunté al punto más luminoso para descatar el contraste y disparé dos veces. La foto está sin retocar absolutamente nada, salvo el marco que he añadido. Pensé que la foto quedaría mejor en blanco y negro y con un granulado grueso que acentuara su dramatismo. Pero después de hacer varias pruebas, he preferido dejarla tal cual salió. Parece importante estar atento a las oportunidades que se te pueden ir presentando, especialmente aquellas que no tienes programadas o incluso que te pueden resultar inesperadas.

2.- SAL DE TU COMODIDAD

En el claustro del monasterio de Silos creo que llegué a hacer más fotos que en la catedral y he salvado esta. El motivo principal es el ciprés, que está perfectamente centrado y vertical, y tiene al fondo el claustro, también con una esquina en el centro de la composición, formando una simetría perfecta. Pero me pareció que podría quedar bien enmarcar el ciprés en un arco, de una forma que rompiera esa simetría tan aburrida. Así que mientras la guía nos explicaba los relieves románicos, disimuladamente bajé la cámara y pulsé el disparador. Vi que podía quedar una cosa decente y decidí agacharme, adoptar una postura forzada  y hacer un poco el ridículo delante del numeroso grupo de visitantes. Y salió esto. No se si la gente me miraba o no, y además me perdí parte de la explicación (todas las decisiones llevan aparejadas una renuncia), pero el esfuerzo, la postura incómoda y la pérdida de parte de la explicación mereció la pena.

3.- UN DETALLE PUEDE DAR MÁS INFORMACIÓN QUE LA TOTALIDAD


San Pedro de Alcántara es un monasterio gótico en ruinas que seguramente ofrezca a un buen fotógrafo un montón de posibilidades para hacer una auténtica obra de arte. Pero yo no era capaz de encontrar esas oportunidades, y eso que me pasé un buen rato paseando por la zona y buscando la foto perfecta (el monumento estaba cerrado). Después de hacer fotos que recogían las naves de la iglesia, pensé que no quedaría mal un detalle de las basas. Y viéndolo después en casa, creo que no fue una mala idea. El detalle de la columna rota, de la que solo queda la basa, da más información sobre el proceso de ruina que ha padecido el conjunto arquitectónico que la visión de las tres naves despojadas de la bóveda. Para destacar el elemento central le he aplicado un viñeteado y he modificado levemente los colores con un efecto de lomografía que destaca el verde de la hierba que sale del pavimento y que también es una muestra de la decadencia del conjunto..

4.- MIENTE (O BUSCA LA MENTIRA)

No creo que este sea el mejor título para este epígrafe, pero me parece rotundo, y así se queda. La foto no me parece buena, pero me gusta la contradicción que contiene, y es que frente a la imagen luminosa que tenemos de la arquitectura gótica, aquí vemos un claustro iluminado por una lámpara colgada de una de las claves, incapaz de iluminar todo el claustro (por cierto, de la catedral de Burgos). También es una foto tipo “carpe diem”. Cuando vi la escena encendí la cámara e hice lo que pude enfocando cerca de la lámpara para destacar la oscuridad del claustro. El trabajo posterior, en ordenador, ha consistido en encuadrar la escena para que a ambos lados se vieran los motivos góticos (la escultura de la izquierda y, sobre todo, el arco de la derecha), y he iluminado un poco más la imagen para que se viera el segundo tramo y el suelo (aunque fuese levemente). En la vida no se trata tanto de mentir (que está muy mal), sino de buscar contradicciones, y jugar con ellas; de buscar tópicos y hacer lo contrario. En definitiva: ir a contracorriente.

5.- SI NO SABES HACERLO MEJOR, MAQUÍLLALO (PERO NO SE GARANTIZA EL ÉXITO)


La verdad es que no daría este consejo a nadie para que lo usara en la gestión de sus proyectos y equipos y yo no soy consciente de que lo use, pero es lo que he hecho con esta fotografía. ¿Cómo iba a venir de Burgos sin una foto presentable de la catedral? Lo que he hecho ha sido coger una foto nocturna de la portada hecha con una perspectiva muy forzada. Hasta ahí nada nuevo, así que le he metido un filtro para darle un aspecto algo distinto, y voilà. El resultado no es espectacular, y cualquiera se puede dar cuenta de que no es una gran foto, así que quizá esto de maquillar las cosas no de resultado.

6.- NO ES UNA CRISIS, ES UNA OPORTUNIDAD (perdón por el tópico)

Cuando no tenía muy claro qué fotografiar en San Pedro de Arlanza me puse a hacer fotos de detalles, como he dicho, y empecé por los arcos. Justo cuando pulsaba el disparador para inmortalizar el que veis arriba pasó un coche por delante del arco. Me fastidió la foto del arco, pero me proporcionó una foto única que solo se podía haber hecho en ese lugar y a esa hora. Y allí y entonces solo estaba yo. Entonces vi lo interesante de la foto: mezclar tecnología del siglo XIV con tecnología del siglo XXI. Me recuerda la historia del post-it

7.- LOS CONOCIMIENTOS TÉCNICOS NO SON SUFICIENTES PARA SER BRILLANTE

Siempre me ha llamado la atención la fotografía nocturna cuando salgo de viaje procuro hacer alguna. Conozco bien la teoría: tiempos largos de exposición (sobre todo si quieres recoger algún movimiento, como las luces de los coches), y uso del trípode. Para hacer buenas composiciones existe la regla de los tercios, que también tengo siempre presente. Esta foto creo que es técnicamente intachable, pero me parece que le falta algo que probablemente no tenga que ver con la técnica, sino con la creatividad. Así que aunque los conocimientos técnicos sean importantes, no siempre son suficientes (o quizá nunca sean suficientes).

Anuncios